Un homenaje a antiguos profesores…

La colaboración llega desde el usuario de Raúl Boccone (O.F. 1960), con este cálido mensaje: “From old papers I managed to rescue these lovely pieces. I think it would be very nice if you could find a way to publish them in memoriam of all these good teachers…

Mission accomplished, Raúl, and many thanks for sharing!

En mensaje aparte, Raúl también comparte sus recuerdos sobre aquellos viejos pergaminos donde se consignaban las firmas de docentes y compañeros:

“Revisando viejos papeles encontré este recuerdo de fines del lejanísimo año 1953. Hacia fin de año, y unido a aquello de QUE SI / QUE NO / QUE EL COLE SE ACABO, se acostumbraba dejar comentarios y firmas en una especie de pergamino con deseos para el futuro.

Anexo escaneado este pequeño trofeo con la esperanza que lo incorporen a algún LUGAR DE LOS RECUERDOS. Los OFRs de aquellos días quizás puedan recordar a través de las firmas rostros y momentos vividos. Una firma puede indicar tantas cosas diferentes para diferentes personas…”

Muy cordiales y FR greetings

Ing. Raul Boccone

 

Compartir

Train Boys (I), by Edward Muskett (O.F. class of ’56)

(A recollection of my school days as one)
Early days

I was admitted at BDS in 1945, at age 6, Intermediate Form. Our teacher then was Mrs. Mc Lean.

At the time, WWII was still being fought and some Old Boys were at the front, some never to return.

I lived with my family in Olivos, not far from Mitre station, so the obvious way of travelling to school in Belgrano was by train. Railways were then British and worked like clockwork; they were overall one of the most popular means of transportation for both blue-collar and administrative workers.

My father´s office was in town, not far from Retiro station, and he rode the train there and back every day.

So, come March 1945, holding my father´s hand I started my pilgrimage to that “seat of learning” – BDS – as a Train Boy. This went on for twelve years, for most of which I rode the train four times a day.

The first few days my father would get off the train at Belgrano and walk me to school;
he would then return to the station, catch another train, and to work.

After some time, he dropped me off at the corner of Zapiola and Echeverría – opposite the Kohl & Uhlmann garden – and said: “Now you follow the boys in caps and green blazers to school”. I did just that.

A little further on my father set me down on the platform – without getting off the train himself – and I started walking my way to school on my own: for the next twelve years.

Intermediate classes were not full-time, they were only held in the morning and I just can´t remember how I used to get back home in Olivos. My mother is not here to help me, so I guess it´ll just remain a mystery.

Atmosphere

Riding the trains in those days was an experience in urbanity. Since the same group of passengers would normally catch the same train, they greeted each other, especially if they were neighbours, before digging into their newspaper or book or joining their daily travelling companion in conversation.

When referring to newspapers one cannot fail to recall the newspaper vendor at Mitre station. A true character, “Barullo” had no qualms in pronouncing his total dislike for Perón and his lot.

Regular passengers bought a monthly pass (“abono”). Luckily, and thanks to my mother, I still have in my possession the first and the last of such “abonos”.

Conductors were respected and were respectful in return: they called for tickets and passes which they punched after having checked them conscientiously. They were groomed in different uniforms for summer and winter which were always kept clean and pressed. Inspectors wore dark blue uniforms and were treated with awe by both conductors and passengers alike.
Suburban stations had a ladies´ waiting-room which included a small fire-place; they also provided a spot where bycicles could be parked and padlocked in order to cycle to and from the station.
“Lost property”- hats and umbrellas being the most usual – could be recovered at the station.

One very strict ruling of our parents was for us not to cross the tracks al the level crossings but to use the bridge at Mitre station and the tunnel at Belgrano. We never did otherwise.

In 1948, when I was joined by my brother Richie in our daily pilgrimages to school the railways were bought from the British. They were now “ours”.
However, in all truth, at first, the change from an everyday point of view, was not all that noticeable. Railways, by their very nature, are conservative, disciplined, organized and repetitive. And so is its personnel, those workers that for years had moulded their lifestyle within this frame of thought and action did not change from one day to the other. Time and corruption would take care of that.

The trains (electrical) were the reliable Metropolitan Vickers and the coaches had 1st and 2nd class acommodations. The latter had wooden seats, while 1st class carriages had leather seats that could be adjusted to face the front end of the train in whatever direction this was running. The glass windows were shaded by wooden-latticed screens and electric fans hung from the ceiling, providing coolness in the hot season. String netted racks ran along the carriages, between the windows and ceilings, for parcels, hats and briefcases.

The floors were of red-tinted cement to make the carriages heavier and more comfortable. These were kept clean and in excellent running condition.
I recall the one day – and only once in twelve years – a steam-engined train took us from Belgrano to Mitre. I can still recall the excitement!
Steam engines did run up and down the line hauling coal to the power-houses which provided the electricity required to run the trains.

The fundamental difference of life in those days as compared with the present and the essential reason which allowed our parents to let their children travel by themselves to and from school safely was security. It need be borne in mind. This made a world of difference and made it a very different world.

(to be continued)
Note from the editor: Not only did E. Muskett contribute to the centennary book, but he keeps on writing for this blog as well! Many thanks, Old Facrectean! Since the text is rather long, we are splitting it in two… so keep in touch! The picture used as illustration was kindly provided by: Soc. de Fomento de Belgrano R (Source: Historia de Belgrano R, 1997)

 

Compartir

El álbum de Daniel Rotili (O.F. ’77)

Adjunto unas fotos de la camada `77.

Foto 1: de Izq a derecha Parados, Lucho Tezanos Pinto,  Julio Giusta, Mario Soldati, Leonardo Fernandez Ursini, Fernando Sarlenga, Abajo Diego Wade, Quique Varela, Nicolás Glastra, Miguel Sarquís y Daniel Rotili.
Foto 2
: Grupo de la camada 77 después de 30 años, reunido en Tres Arroyos. De izq a derecha, el recordado Alejandro Vacas, Daniel Rotili, Alejandro Blacker, Alejandro Canevaro, ladies, Violeta Carballo, Marcela Wichmann (hijo quiquín), Dolores Ferradas y Marta Barrientos.
En esta camada se generaron varias parejas entre exalumnos…  Yo tuve la suerte de casarme con Marcela Wichmann (el pequeño de la foto es nuestro hijo menor); tenemos cuatro hijos y estamos muy contentos.
Foto 3:
Reunión de exAlumnos.  Alejandro Vacas, Daniel Rotili, Gustavo Grasso.
Foto 4:
&th White 1971
Foto 5:
En Virrey del Pino, 2º grado.
Foto 6:
5º grado al lado del laboratorio de Física de Mr Croucher
Foto 7
4º grado adelante del laboratorio de Química de Mr Jackson
Foto 8 Fiesta en el Shell Club, año 1982…  Manolo Aguirre, Osvaldo Brusco, Gonzalo Veloso, Tezanos Pinto, Alejandro Maqueda, Mario Soldati, Alejandro Vacas.
Foto 9: En Maschwitz, hurdles race.
Foto 10
En el Shell Club Daniel Rotili, Diego Richards, Julio Giusta, Marcelo Masa.
Foto 11
:Senior Champion 1977,  Maschwitz, DANIEL ROTILI (SOUTH)
Foto 12: Maschwitz Sports, 80 mts. Race.

Bueno esto es todo espero que algo sirva….
——–

R. de BDS: ¡Muchas GRACIAS, Daniel, por tu colaboración! 

Compartir

Narciso Muñoz (O.F. ’64): Tribute to Mr. Jackson…

… and to the education received at BDS!

I believe most of the Old Boys who have attended our school during the sixties (personally I am a 1964 graduate) keep in their mind the best of memories of our Chemistry, Physics and Mathematics Professor, the unique Mr. Jackson.

Not only because of his unusual disciplinary system (which consisted in writing again and again dozens of “lots” during the year: a lot was the year- round briefing of all the geometry postulates we had to learn during that term- And we learned them!) but also for his involvement in sports activities, (he was the Head of the South House) and, very specially, for his excellent way of teaching those “hard” subjects, to the point where we were able to present ourselves to the Cambridge Tests, and pass them reasonably well.

I personally remember what would be my last exam to be accepted at the Universidad Católica Argentina, which happened to coincide with my Cambridge exams to obtain a General Certificate of Education, at the end of my school days at the Belgrano Day School.

I had very little time to study all the subjects involved, so I decided I would leave Maths at the UCA (which was the only common matter in both examinations) till the very end.

Of course, I finally had no time to study neither the program nor the methods used by my Argentine Examiners at the University. Nevertheless, I supposed that as I had a good base, I would be able to at least approve with a minimum the test.

The exam consisted of several Mathematical problems, which you had to solve in a given time span. If you had solved at least some of them correctly, you were dismissed with your final note (ranking between 4 and 10). If not, you were called to the examination desk, where the Professor would ask you some more questions, to decide whether you would pass or fail.

Great was my disappointment when, after submitting my papers, I was called to the desk.

Then, the Professor simply asked me: “Where did you learn to solve these problems with these unusual methods?” I grasped and said: “At the Belgrano Day School, Sir.”

The Professor simply smiled and said: “Well then, congratulations. You have achieved a 10.”

Let this be a recognition to the excellence of the education received, and a tribute to Mr. Jackson, our great teacher, on the 100 Anniversary of our School.

Narciso Muñoz, School Captain (1964)
Fac Recte Prize (1959 &1964)

 

Compartir

Más testimonios… (de jóvenes de todas las edades)

Continuamos volcando en el blog las colaboraciones recibidas -tanto las publicadas en el libro, como otras que llegaron más tarde. El blog Historias del Centenario continúa a disposición de exalumnos, exdocentes y otros miembros de la gran comunidad BDS que quiera mandar su testimonio, fotos o recuerdos. Pueden escribirnos a: ofa@bdsnet.com.ar , con el subject “Historias del Centenario”. ¡Los esperamos!

Si diez años después te vuelvo a encontrar… 

El BDS marcó una etapa muy importante en mi vida. Por suerte fui afortunada y tuve la posibilidad de disfrutar del colegio en todas sus disciplinas y aprendí, conocí, lloré, quise mucho y me fui feliz, llevándome buenos recuerdos y grandes personas.

Mirando hacia atrás, disfruto de haber crecido ahí, aunque también las cosas eran distintas. La verdad es que lo único que tengo son palabras de agradecimiento para con los que fueron mis profesores, compañeros y, sobre todo, con las amistades que conocí ahí dentro.

Mi mensaje para futuras generaciones y para otras tantas que he conocido a través de los retiros, es que siempre está bueno vivir la vida a todo color, disfrutar, enamorarse de las cosas lindas y creer en que siempre podemos progresar y ser mejores personas. Mucha suerte para todos.

Fiorella Rimoldi, egresada 2002 (Cumple 10 años como egresada en el año del Centenario…)

———–

… O si 50 años después te sigo recordando…

De: Rodolfo Pondé
Para: Centenario, Bds
Asunto: Re: [Bds-exalumnos] 6 – CAE ELTELÓN

No creo que yo haya dejado huella en el BDS… Pero sí recuerdo que cuando me recibí de Bachiler y me llamaron para recibir el titulo, yo habia sido Prefect o Praetor de 2ºA, y me emocionó la griteria y los aplausos con que esos chicos recibieron el anuncio.- Entre ellos estaba el que fue Presidente del Banco Central y gran economista, con mucho sentido común, el Dr. Gonzalez Fraga.- Hasta el día de hoy, me encuentro con cualquiera de ellos y recordamos el buen año que pasamos juntos.- Fui muy amigo de todos ellos.-

Lo que ha dejado el colegio en mi, además de un buen idioma ingles, fue un inmenso amor a los deportes que hasta el día de hoy ha dado un sentido especial a mi vida.-

Rodolfo Jorge PONDÉ.- Camada 1961.-

—————–

Desde la ciudad de Gaudí

From: graciela bujia
To: “Centenario, Bds”
Subject: RE: [Bds-exalumnos]

Egresé en 2001, y desde 2003 que vivo en Barcelona. Hice la carrera de Derecho en la Universidad de Barcelona y actualmente trabajo en esta maravillosa ciudad. Durante todos estos años siempre he guardado el mejor de los recuerdos del BDS, de sus profesores, de las clases, de los Plays, el debate y de mis amigos del colegio que aún son mis amigos del alma. En el colegio siempre me sentí apoyada por los profesores y la gente para que luchara por lo que quería y confiara en mi misma. También conocí a una maravillosa amiga que además había sido mi profesora de History, Mercedes Marqués los dos últimos años de colegio. Desde que me fui de BsAs, hasta dos semanas antes de fallecer, mantuvimos un asiduo contacto y fue para mi una persona muy especial en mi vida. Es la primera vez en todos estos años que vuelvo a participar de alguna actividad del colegio, y quisiera aprovechar la ocasión para recordarla. Mercedes fue, una profesora excelente, una persona llena de valores, muy noble y querible. A pesar de que ya no esté entre nosotros la llevaré siempre en el corazón. En el BDS me encontré con un Staff lleno de éstas cualidad, de esta calidad humana. No sólo aprendimos a competir, sino a hacerlo a través del Fair Play. Feliz 100 Aniversario, y como decimos en Catalunya, “PER MOLTS MÉS ANYS!”

Imágenes que no se borran

En estos días, mi querido Colegio cumple cien años y pienso en mis épocas de alumna y no puedo evitar sonreír. Ha pasado mucho tiempo, pero todavía disfruto de aquellos momentos vividos. Algunos se hacen tangibles en papeles y fotos que conservo; otros, reviven en nuestras historias únicas, que tantas veces contamos.

Entré al Belgrano Day School a salita de tres y egresé en quinto año con una mochila cargada de conocimientos, imborrables recuerdos y, en especial, de amigas entrañables.

Hoy, pensando en mi hija, entiendo la importancia de una buena elección y me doy cuenta de lo bien que eligieron mis padres, porque el Colegio no sólo nos dio una buena educación, sino también un sinfín de experiencias y sobre todo de valores; valores que una misma podía descubrir al leer su lema “Fac Recte”: Obra con rectitud en el juego de la vida.

Viví mi infancia frente al Colegio, en una casa blanca que era un poquito de todos. Cada mañana, asomada a la ventana, veía llegar a los chicos con cara de sueño en los inolvidables micros color naranja. Cierro los ojos y las imágenes me hacen viajar a través del tiempo…

Nunca olvidaré las corridas en el patio cubierto, las charlas junto a la pared pintada por los “grandes”, las payanas rellenas de arroz, las horas que pasábamos saltando a la soga y al elástico, el poli-ladron que nos hacía correr a toda velocidad para llegar a la pared y no ser policía, las interminables colas en el quiosco, los viajes a Maschwitz, las tardes de sol bajo el mástil en secundaria, los experimentos en el laboratorio, los exámenes de Cambridge, los entrenamientos en El Talar con olor al pan horneándose, los esperados sports, los festejos cuando ganaba South, los partidos de hockey, la adrenalina del disparo de largada en los torneos, los plays, el desfile en 5to año, el viaje de egresados, el Gala Dance, los encuentros con profesores que nunca olvidaremos… ¿Se acuerdan?

La lista es interminable, como todo lo que nos dejó el Colegio. A mí, particularmente, me dejó la posibilidad de un buen futuro, miles de carcajadas con mis tres hermanos (egresados mucho antes que yo), el reencuentro con ex compañeros en el tradicional Empanadas & Wine, y un grupo de amigas con las que sigo compartiendo mi vida como en aquellos años.

No puedo disimular la emoción al recordar mi paso por el Colegio que tanto me dio, y mientras hago este recorrido nostálgico a través de mi memoria, quiero rendirle un merecido tributo en su cumpleaños y proclamarlo bien alto para que sea oído.

María Soledad Avaca Cuenca – Camada 1996

Compartir

More Memories (and Material) from Johnny Walsh (BDS student in the 1930’s & 40’s…)

Not only did he write the longest, richest and most complete report ever received for the book Belgrano Day School Centennial / Centenario, but he also keeps on sending us invaluable documents and data to expand and enrich the history of the school… Thank you so much, John!

John Walsh left Buenos Aires with his family in 1948… and never came back. He lives in Newport (Rhode Island), is now retired and has found in his old school a new feeling of belonging (that undoubtedly NEVER left him!) and a topic field where to display his prodigious memory… and his warm affection.

But let’s plunge into his last mail  delivery (real mail, not e-mail!) received in our Old Facrecteans’ Affairs office at BDS:

“… While looking through a box of pictures, I found a little brochure about Sports Day at BDS in 1942. I enclose it herewith for the BDS archives (…) Also enclosed is a picture of my First Communion class, taken on the front steps of the school in 1939. This class was not a formal part of the school, but as you know Mr. Green had a close association with Catholic events. The class was taught by Mrs. Petty, who had two BDS children: Arthur and Michael (…) I am sitting in the ‘segunda fila’, 5th boy from the left, and Michael Petty is the boy immediately to the left of me…”

 

 

Compartir

El túnel del tiempo (Class of 1951)

Tres momentos de esta historia centenaria: 1951, 1994, 2012.
En 1951 egresaba una camada antológica, que llegó a conocer a “Palito” Green, el fundador del BDS, pero terminó cuando en la Dirección ya estaba su hijo Bernardo. Quien envía este material, Alberto C. Taquini (h), se senataba al lado de él en la mesa, y con los años ambos llegarona  a trabar amistad.

Cuarenta y tres años más tarde, en 1994, aquella camada volvió a juntarse. Fue un inolvidable get-together del que quedó un testimonio impreso en las páginas de Buenos Aires Herald, donde aún se pueden leer los nombres de los participantes.

Otros dieciocho años pasaron y en 2012 llegó el Centenario del Colegio…  A Bernardo (fallecido en 2003) lo sucedió su esposa, María Matilde Villanueva de Green, a quien el Dr. Taquini -miembro de número de la Academia Nacional de Educación– acompaña desde entonces en la gestión. Pero hoy -solo por hoy- se trata de un Old Facrectean más compartiendo sus recuerdos…

Compartir

La visita de dos Old Facrecteans especiales

15 Mar 2012 General Clau Comentarios | Editar

Se trata de Dennis Crisp – de 92 años, quien ingresó al BDS en 1927- y de Gulliermo Calegari, quien egresó en el ’41 y nos trajo de regalo una serie de documentos -fotos, certificados, viejos anuarios, etc.- que atesoró a lo largo de todos estos años y quiso legarle al Colegio que lo vio crecer.

Nos es grato compartir un breve pasaje de la p. 17 de The Evergeen 1936, gentileza de Willie. Más allá de los juegos de palabras, sin dudas, true friendship is also among the things you can’t buy… Thanks for the visit, Old Facrecteans!

Compartir

Los recuerdos del “Fac Recte” de 1977, Jorge Mazzoli

Tengo imágenes y afectos de cada uno de los años pasados en el BDS. La primera -ya no puedo distinguir si es un recuerdo propio o el recuerdo del relato de mi padre- se ubica en la casa de la calle Zapiola (antes de que fuera clonada). Ahí tuvimos, con mis 4 años de edad, la primera entrevista para ingresar a Kindergarten con el querido Mr. Jackson, taza de té de por medio. Papá notó como Mr. Jackson evaluaba el modo en que yo tomaba la taza.
El aprendizaje del inglés, casi como una lengua materna, se desarrolló en mí desde un indescifrable meiaigoutudebathrrumplis al que acudía de urgencia, hasta discurrir sobre Shakespeare con el venerable Mr. Hugh. Los rostros de Diego Richards y Diego Wade acompañan los recreos soleados del patio de Jardín.
De primer grado, recuerdo el flequillo y la camisa de mangas cortas y blanco impecable de Daniel Rotili, las primeras refriegas en el patio de la casa de Virrey del Pino, el fin de la ilusión sobre Papá Noel por los comentarios de Roberto Senés y los dibujos para pintar de las clases de catequesis en el aula de 1st. Yellow.
¿Cómo no sentir la textura de la madera de los antiguos benches de primaria, con sus cicatrices de nombres y mensajes que heredábamos de curso en curso? O la magia de la neblina de invierno que caía al finalizar los ensayos de coro después de clase.
¿Habrá quedado aula de los antiguos edificios sobre Conesa y sobre Juramento por la que no hayamos pasado? Ciertamente, pasé más de una vez por alguna. La que tenía un balcón con mastil y bandera sobre Juramento, por ejemplo. Allí estuvimos en 4to grado, con el prof. Héctor Aguiar y Mrs. Cartwright. Ese año comenzó una entrañable amistad con Miguel Sarquís. Allí seguimos la transmisión por televisión de la llegada del hombre a la luna. De ese año aún conservo el Scrapbook que abría sus páginas con The sun rises in the East and sets in the West.
Y allí disfrutamos también de un encantador 3er año de secundaria. Era una fiesta cotidiana encontrarnos, crecer en un afecto que se alimentaba de la riqueza de cada personalidad que iba madurando y manifestándose. La gracia y la belleza de nuestras compañeras, el delirante intercambio entre Mario Soldati y la prof. Varela, la pasión por el rugby, los Sports y las fiestas.
Terminar el colegio nos dejó la certeza de haber pasado por una experiencia increíblemente rica e irrepetible.
Años más tarde, volví al Colegio como Capellán, y pude conocer y establecer lazos de honda
amistad con camadas una década menor que la mía. Muchos de mis compañeros también volvieron, pero como padres de una nueva generación de alumnos … muchos de los cuáles ¡ya han egresado…!
Nuestro grupo, como tantos, se sigue reuniendo y compatiendo anécdotas antiguas y nuevas, celebrando una amistad que llevamos como una segunda piel Nos unimos al festejo de los 100 años del BDS con el testimonio de conservar el espíritu de equipo y la garra que nos supo imprimir.

Jorge Mazzoli, camada 1977

Compartir

La emoción de Nico Reynoso tras el “get-together” de la camada ’90 (dic. 2010)

Hola soy Nicholas Reynoso y hace pocos días, el 7 de diciembre, nos reunimos con un gran número de los compañeros para festejar los 20 años de egresados del colegio. La verdad fue muy emotivo volver a verlos y verlos bien, era como si no hubiese pasado el tiempo, la alegría de volver a verlos. Recibiendo saludos de los que no podían asistir. Se  proyecto un video con imagenes de la época del cole y la verdad que era como si no hubiera pasado el tiempo.Asisitieron algunos profesores que también estuvieron cuando nosotros eramos alumnos. Fue muy lindo y sobretodo saber que además de la educación, las enseñanzas que nos dejo el colegio lo que más valoro son las relaciones humanas que pudimos construir entre los compañeros/amigos, el poder conocer gente tan maravillosa y que de una manera u otra seguimos teniendo contacto. Gracias BDS por todo lo que nos regalaste y sobretodo por los seres humanos excepcionales que pude conocer como mis compañeros  y profesores. Feliz Centenario!!!!!!.

Nicholas Reynoso Camada 1990

Compartir
1 2 3 4 5 6 7