La familia, la paz… y una campaña de Navidad

18 Nov 2005 | Clau


La carta de invitación llevaba el siguiente epígrafe:

Los abuelos representan ‘la Sabiduría de Vida’.
Los padres son signos del amor que se hace fecundo en el servicio a la vida.
Los hijos simbolizan esa fecundidad, que se abre a la vocación, al amor y al futuro.
¡Si hasta Dios mismo quiso tener una familia!
Por todo eso, recemos juntos por las familias de nuestra comunidad?

En el marco de la orientación católica tradicional de nuestro colegio, el jueves 17 a las 20 hs., el Pbro. Alejandro Russo celebró una “Misa de la Familia”. Seguidamente, cada familia presente recibió una bendición especial para llevarse a casa…

Ahora bien: se acerca la Navidad, que para los cristianos es la conmemoración del nacimiento del Niño Dios en el seno de una familia y que para *todos*, independientemente de su credo o religión, es un momento de paz, que es la mejor manera de vivir y que se aprende, justamente, en la familia.

En el BDS, este año queremos compartir nuestra Navidad con aquellas familias que sufren por tener un chiquito enfermo. Por eso, como también se comunicó en la misa, nos sumaremos a la Campaña de Navidad organizada por el arzobispado de Buenos Aires, que acercará una cena navideña especial para todas las mamás que están cuidando a sus hijos internados en los Hospitales de Niños (Elizalde, Gutiérrez y Garrahan) y en la Maternidad Sardá. Aquellas familias que justo sean dadas de alta para esa fecha, recibirán también una caja especial de Navidad, para llevar a casa.

Se han distribuido los sobres para poder acercar las contribuciones, voluntarias y anónimas. Estos se pueden depositar en la urna habilitada a tal fin en la recepción de Juramento, hasta el 9 de diciembre. Una comisión compuesta por mamás del Grupo de Oración del BDS y personal administrativo del colegio controlará y efectivizará la donación.

“Aún si hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor soy como el bronce que resuena en el desierto. Y si tuviera el don de profecía y conociera todos los misterios de la ciencia, y alcanzara tanta fe como para trasladar montañas… si no tengo amor, no soy nada.” (1 C0rintios 13:1-2).

¡Feliz Navidad para todos!

Los comentarios están cerrados.