Niños emprendedores y empresarios

1
9 Sep 2010 | Clau
1
9 Sep 2010 | Clau

Ese es el sugestivo título del “Manual para el formador”, dirigido a docentes y a padres, que el Vice Director General del BDS, Lic. Federico Johansen, acaba de publicar en co-autoría con María Inés Sarmiento Díaz, psicóloga y Magister en Evaluación en Educación. El libro acaba de editarse en Colombia (Ed. Transversales / Magisterio) y aún no se ha distribuido en la Argentina. Sin embargo, ya está disponible en la BDS Library.

¿Por qué enseñar a los niños a ser empresarios? — se preguntan los autores en el capítulo inicial. La respuesta se desprende, al menos en parte, de la definición misma de la palabra “empresario” con la que se abre la obra: “Persona que gobierna, sola o con otros, una organización dedicada a satisfacer alguna necesidad de la sociedad a cambio de algún beneficio, de cumplir su proyecto de vida y creando riqueza de forma ética y sustentable“.

El tema no es nuevo para el Lic. Johansen, quien en 2006 había publicado el artículo “De eso no se habla”, en el que se preguntaba por qué en el sistema educativo formal no se enseña a “ganar dinero”, mientras que para la sociedad hacerlo es una de las medidas del éxito, aunque por cierto no debería ser la única ni la más importante.  

Aquel artículo tuvo una enorme repercusión mediática y devino eventualmente en este libro que, entre otros temas, explora la factibilidad de estimular la mentalidad empresaria en los niños, el desarrollo de competencias y el pensamiento asertivo, así como la transmisión de conceptos fundamentales como los de Misión, Visión y Valores, nociones fundamentales sobre mercado y hasta estructura presupuestaria, cash flow y análisis FODA.

El BDS ha venido planteando sostenidamente la importancia de que la escuela se adapte a las necesidades de la sociedad a la que sirve y de que dialogue con ella. Decía la Sra. de Green en un no muy lejano discurso de Prize Giving: “No son tiempos para escuelas-isla, sino para escuelas-puente”. Esa convicción subyace, por ejemplo, al desarrollo del proyecto TEC (Tecnología, Educación y Cultura)  que lleva adelante el colegio. Creemos que el libro de Federico se alínea en esa misma dirección. Enhorabuena.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *