¿Revista digital o impresa en papel?

1
26 Sep 2007 | Clau
1
26 Sep 2007 | Clau

Esa es la pregunta que se hacen las alumnas de S5L que cursan la materia Comunicación oral y escrita, a cargo de la prof. Mariela Jiménez. Luego de investigar y practicar con diferentes géneros periodísticos y aprender a definir el target, el grupo le fue dando forma a Inincunables, la revista con la que coronarán este proyecto, de alguna manera.

La pauta — como se dice en la jerga- cuenta ya con un editorial sobre el problema de la discriminación, una crónica de la reciente gira a Sudáfrica, una nota de investigación sobre el consumo de alcohol y drogas, con recuadros o “notas de color” y un colofón. En tanto, continúan trabajando por conseguir una entrevista y faltan algunas noticias breves, pero ya surgió la necesidad de preguntarse acerca del diseño y, finalmente, el soporte.

Por un lado, el “formato papel” es lo tradicional; la revista se podría repartir entre los amigos y conocidos, guardarse en la mesa de luz o en la biblioteca. Se puede hojear ¡y hasta olerla! Sí. Pasa un poco lo que sucede con los libros. La relación es corporal y, por esa misma razón, se afectiviza de una manera especial. Es cierto, también se aja y se deteriora y suele terminar arrumbada o, peor aún, en la basura.

Por otra parte, un formato digital — que subiría posiblemente a este mismo sitio e inclusive podría formar parte de la sección Prometeo, que es un blog, o destacarse en Trabajos de alumnos– les permitiría incluir mucho más contenido, más fotos y, sobre todo, les brindaría la maravillosa posibilidad de explorar la interactividad. Los amigos y otros lectores podrían dejar sus comentarios y observaciones. Habría enlaces remitiendo a otros textos y enriqueciendo el conjunto, en una organización “por capas”.

Y, créase o no, el sitio web del BDS tiene mucha más visibilidad que lo que la tirada de cualquier revista impresa podría alcanzar… ¡Nos miran mucho, inclusive desde el exterior! Además, si de lo afectivo se trata, ellas pertenecen decididamente a la “generación T”, que chatea, manda SMS todo el tiempo, usa emoticones y demás yerbas. ¿Cómo no van a encontrar en los nuevos medios la manera de expresarse, si se mueven como pez en el agua…?

En fin. Las chicas — Paula, las dos Belén, Victoria, Mercedes, Nadia, Catalina y Camila- deberán inclinarse por uno u otro camino, mientras continúan explorando el frondoso bosque de la comunicación. Sea como sea, desde aquí le damos la bienvenida a este nuevo medio del colegio. ¡Suerte, colegas!

1 comentario

  • muy buena iniciativa… lo que sí sería interesante que publiquen la URL del experimento (inincunables). Un saludo y adios.
    Mauro Ramón/ Prof. Multimedia 2/ Universidad Champagnat, Mza, Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *